Diferencias entre Consultoría y Asesoría Empresarial

Los términos consultoría y asesoría pueden resultar confusos para muchos de nosotros. Incluso hay quienes los podrían considerar como sinónimos. Sin embargo, nada está más lejos de la realidad que esa idea. La consultoría y la asesoría empresarial son actividades similares en su función como auxiliares de empresas, pero distintas en su manera de trabajar. Por esta razón, a continuación te explicaremos algunas de las diferencias entre ambos servicios para que tú mismo decidas cuál es el que más conviene a tu negocio en un tiempo determinado o ante una situación específica, puesto que ambos representan excelentes opciones.

Encuentra consultoría empresarial

Comencemos con la durabilidad. Mientras que la consultoría se considera una actividad a corto plazo, la asesoría se desarrolla en largos periodos que pueden llegar a ser constantes durante todo el funcionamiento de la empresa. La consultoría se contrata por una sola ocasión, el consultor encuentra el conflicto y, generalmente, él mismo lo resuelve desde dentro y raíz con sus propias herramientas. Por lo tanto, los resultados son más inmediatos.

Por otro lado, la asesoría se encarga de delegar funciones o guiar al cliente hacia la persona indicada para resolver las problemáticas, es decir, el asesor no lo resuelve por él mismo, por lo que los resultados llevan más tiempo y, posiblemente, se le deba contratar en más de una ocasión.

En cuanto a la solución de problemas, la consultoría empresarial se encarga de analizar el conflicto y encontrar una solución práctica, específica y rápida. Por lo tanto, al solucionarlo se retira de la empresa siendo entonces una relación más independiente que la asesoría. Por su parte, esta última acompaña al cliente en el descubrimiento de los problemas de la empresa, por lo que la relación con los asesores se vuelve constante.

Hay incluso quienes contratan asesores para que permanezcan en su empresa por periodos intermitentes y revisen el funcionamiento cada cierto tiempo. Así se transforman en relaciones más estrechas, lo que a la larga se traduce en la prevención de situaciones de riesgo y futuros problemas. Es decir, mientras que la consultoría ayuda en la resolución de conflictos existentes, la asesoría está ahí para el día a día y para prevenirlos, resolviendo muchas veces situaciones menos específicas pero constantes y bastante tediosas que pueden convertirse en verdaderos conflictos.

Por lo tanto, debemos decir que los dos servicios son igualmente importantes en la ayuda para el buen funcionamiento y manejo de las empresas, sobre todo cuando existen situaciones que van más allá de las manos de los empresarios; entonces, en cualquier caso de empresa siempre será necesaria alguna de estas herramientas. No obstante, la elección de alguna de ellas, o de ambas, dependerá de las necesidades del negocio y del tiempo con que se cuente para resolver la demanda.

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Registrar una cuenta nueva
Regístrate a la comunidad de emprendedores
Restablecer la contraseña